Historia

La Biblioteca del Posgrado en Artes y Diseño de la FAD ubicada en el Plantel Academia de San Carlos, está especializada en Arte y tiene su origen con la Academia misma, la cual fue fundada con el nombre de Real Academia de San Carlos de la Nueva España en el año de 1781; a lo largo de más de 200 años ha sido parte fundamental para la enseñanza, siendo testigo de una serie de etapas en la historia del arte en México.

La Biblioteca del Posgrado en Artes y Diseño de la FAD ubicada en el Plantel Academia de San Carlos, está especializada en Arte y tiene su origen con la Academia misma, la cual fue fundada con el nombre de Real Academia de San Carlos de la Nueva España en el año de 1781.

La Biblioteca de San Carlos fue la más importante en cuestiones artísticas en México hasta la primera mitad del siglo XX, conservando ejemplares raros bellamente editados de Arquitectura y Artes Plásticas desde el siglo XVI.

Originalmente la Biblioteca tuvo una ubicación desconocida durante el siglo XVIII, pero se tiene el conocimiento que el acopio de libros continuaba desde los primero ejemplares traídos por Jerónimo Antonio Gil en 1776.

Desde 1791, Gerónimo Antonio Gil ante la perspectiva del traslado de la Academia al Antiguo Hospital del Amor de Dios, asignó a su alumno José Esteve realizar el inventario de la incipiente Biblioteca, apenas 49 libros, que se habían logrado formar en los primeros años de la estancia de San Carlos en la Casa de Moneda. Curiosamente, en 1786 se registraron 43 libros que provenían de España, más los 32 que se habían adquirido después, lo cual daba una suma mayor, sin embargo para esa fecha la cantidad de ejemplares era menor.

Siempre hubo la preocupación de contar con los títulos más importantes sobre artes que circulaban en Europa y, frecuentemente, se hacían peticiones de libros, como las cajas que llegaron en 1791 y 1792 cuando la Biblioteca ya se encontraba en el Antiguo Hospital del Amor de Dios.

Para 1837, después de un sismo que afectó la Ciudad de México se revisó el inmueble y entre los daños se reportaron afectaciones en la “Sala de juntas” y “Librería”; hacia 1858, después de un nuevo sismo, se tomó la determinación de reconstruir el edificio que ocupaba la Academia, misma que fue realizada por el director de Arquitectura Javier Cavallari, de 1859 a 1862; quien remodeló la fachada de la escuela, sus galerías y también su Biblioteca, la cual fue acondicionada para el resguardo de los títulos bibliográficos, quedando el acervo en el “Salón de actos públicos” que fungió como Secretaría y Biblioteca.

Entre 1903 y 1907 se realizan nuevos planos, ubicando solamente la Biblioteca en el piso principal, probablemente se haya trasladado a una de las galerías de Pintura, donde permaneció hasta principios del siglo XXI en que fue reubicada debido a fallas estructurales.

Entre 1903 y 1907 se realizan nuevos planos, ubicando solamente la Biblioteca en el piso principal, probablemente se haya trasladado a una de las galerías de Pintura en la planta alta del edificio, donde permaneció en un gran hasta principios del siglo XXI en que fue reubicada debido a fallas estructurales. Hasta 1929 fue conocida como la Biblioteca de la Antigua Escuela Nacional de Bellas Artes.

En 1953, con la separación del ramo de Arquitectura de la Academia de San Carlos, la Biblioteca tuvo que “repartir” su acervo bibliográfico entre la Escuela Nacional de Arquitectura y la Escuela Central de Artes Plásticas; para 1967 una parte importante de su acervo quedo bajo resguardo de la Biblioteca Nacional, en Ciudad Universitaria, el cual es actualmente conocido como Fondo Academia de San Carlos.

Entre 1999-2000 este Fondo fue catalogado respetando la clasificación original, que consiste en estantes temáticos, asignados por Lino Picaseño y Cuevas (1884-1984), bibliotecario de la entonces ENAP, quien durante cerca de 50 años brindó sus servicios.

Existe dentro de la Antigua Academia de San Carlos un Fondo Bibliográfico Reservado, el cual está bajo resguardo de la Coordinación de Investigación, Difusión y Catalogación de Colecciones (CIDyCC). Este es independiente de la Biblioteca de Posgrado pero puede ser consultado siguiendo los lineamientos establecidos.

A principios del Siglo XXI, se detectaron algunos daños en el piso de la Biblioteca debido al peso de la estantería y materiales, por ello, se determinó, trasladarla a la galería “Pedro Patiño Ixtolinque” en la planta baja, en un espacio aproximado de 320 m2 por seguridad de la comunidad y las colecciones.

Dentro de sus colecciones se encuentran cerca de 18’000 títulos sobre Animación, Fotografía digital, Apps (diseño), Gestión y proyectos culturales, Arte contemporáneo, Gestión de archivos audiovisuales, Arte digital, Glíptica, Arte en papel, Grabado, Arte postal, Ingeniería en papel, Arte sonoro, Instalaciones artísticas, Arte sustentable, Investigación en Docencia en Artes y Diseño, Arte urbano, Joyería, Libros de artista (teoría), Bioarte, Mercado del arte, Book art, Museografía, Ceras artísticas, Numismática, Currículo en las Artes y Diseño, Pedagogía del Arte, Didáctica en el arte, Performance, Diseño de libros pop up, Políticas educativas, Serigrafía, Diseño editorial, Teoría del arte, Tipografía, Ecodiseño, Educación en arte y diseño, Encuadernación japonesa, Valor del arte, Esmaltes, Videoarte.

A lo largo de más de 200 años ha sido parte fundamental para la enseñanza, siendo testigo de una serie de etapas en la historia del arte en México.